¿Ojo por ojo, diente por diente?

¿Ojo por ojo, diente por diente?   Cada día cojo el autobús en la primera parada de la línea, a la misma hora. Y cada día me lleva hasta mi destino el mismo conductor de autobús. De hecho, ya nos conocemos, como aquel que dice. Cada día le saludo y le dedico una mirada de…